El turismo se presenta, casi siempre, como una de las principales vías para generar crecimiento pues es una fuente de ingresos muy importante para la economía de un país ya que a través de esta actividad el turista consume ocio, cultura, productos, bienes y servicios.

 

Pero, haciendo un balance de sus impactos, dicho crecimiento no parece haber sido muy positivo para las poblaciones locales, así como sus recursos y el medio ambiente en general.

 

Es por esto que aparece como propuesta, el concepto de Turismo Responsable, como forma de evitar y/o minimizar el daño. El Turismo, como cualquier otro sector económico, puede contribuir al desarrollo de una región; dependiendo absolutamente del modelo que se aplique o de cómo se lo gestione.

 

Este curso reflexiona acerca de la potencialidad del Turismo Responsable, no como un tipo alternativo al turismo convencional, sino como un movimiento social en pro de la sostenibilidad turística y como factor de cambio frente al escenario turístico mundial actual.

 

Al ser una propuesta incipiente y en proceso de construcción, existen diferentes acepciones dependiendo de los actores que lo propugnan y sus intereses, sean éstos intelectuales, políticos o socio-económicos. Hoy bajo el concepto de “turismo responsable”, como sucedió tiempo atrás con el “turismo sustentable”, encontramos diversos significados y acciones.

 

El Turismo Responsable, busca un modelo de turismo y de desarrollo distinto al vigente, por lo que debe impulsarse desde el Sur hacia el Norte como una forma de comercio/consumo justo y responsable, basado en la cooperación, el respeto a las culturas y en una economía justa y solidaria.

 

De allí que este curso indaga, no solo conceptual sino también herramentalmente, la posibilidad de que el turismo asuma un nuevo rol; distinto al que posee actualmente en cuanto a los impactos que genera y su funcionalidad sumisa a la lógica neoliberal dominante.